Home_PageHillerFerdinand Hiller
 (Alemania, 1811-1885)



1831 - Concierto para piano n° 1 -  1º Mov.
1843 - Concierto para piano n° 2 -  2º Mov.  3º Mov.
1874 - Concierto para piano n° 3 -  1º Mov.


Biografía:
    Compositor, pianista, director de orquesta y crítico musical alemán, nacido en Fráncfort del Meno. Niño prodigio, abordó la composición a temprana edad y a los diez años ya estaba bajo la tutela de Hummel, no tardando en consolidarse como pianista de éxito, pese a que terminaría por destacar como director de orquesta, realizando futuras giras por Francia, Gran Bretaña e Italia; al tiempo que afrontaba tales cometidos, escribía un oratorio, probaba suerte con la ópera, no cesaba de escribir música bajo el reconocible influjo de Beethoven, a quien había conocido el año de su muerte (1827) en Viena. En 1850 se instalaría en Colonia, donde habría de fundar el Conservatorio de la ciudad, que dirigiría hasta un año antes de su fallecimiento, acaecido el 11 ó 12 de mayo de 1885. Aunque su importancia no ha cesado de disminuir con los años, en su tiempo Hiller pasaba por ser una de las grandes figuras de la vida musical germana. Su estrecha relación con creadores de la talla de Chopin, Liszt, Berlioz o Mendelssohn ha sido otra de las evidentes razones, meramente comparativas, del progresivo desinterés de la crítica contemporánea hacia su música, mal conocida fuera de Alemania. Catalogado por lo demás como seguidor de la estética de su amigo Mendelssohn, su obra es numéricamente tan importante como la de éste, aunque rara vez hallemos en ella aciertos de su categoría; poco sobrevive, en efecto, de su prolífico catálogo -207 obras con número de opus-, pero al menos deberían retenerse sus brillantes páginas concertantes para piano y orquesta -Concierto para piano No. 1, Op. 5; Concierto para piano No. 2, Op. 69; Pieza de concierto para piano y orquesta, Op. 113; Concierto para piano No. 3, Op. 170-, así como algunas obras de música de cámara -Cuarteto para piano No. 1, Op. 1; Tríos para piano Nos. 1, 2 y 3, Opp. 6, 7 y 8; Serenata para violín, violonchelo y piano, Op. 64; Sonata para piano No. 3, Op. 78; Cuarteto de cuerda No. 3, Op. 105; Trío para cuerdas, Op. 207-, entre otros muchos opúsculos olvidados que merecerían una seria revisión; por el contrario, sus óperas, sus cantatas, sus ciclos de canciones, han sido víctimas del olvido por su rutinaria factura académica, rasgo empero continuo a lo largo de una producción en la que la brillantez técnica rara vez logra trascender el anodino convencionalismo imperante.  © José Antonio Bielsa


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2013, epdlp All rights reserved