Home_PageElDomenikos Theotokopoulos El Greco
 (España, 1541-1614)


Obras:
1565 - 24 años
El Tránsito de la Virgen
Material: Temple al huevo sobre tabla.
Medidas: 62.5 x 52.5 cm.
Museo: Iglesia de la Dormición de la Virgen. Ermoupolis. Syros




1567 - 26 años
La curación del ciego
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 66 x 84 cm.
Museo: Gemäldegalerie de Dresde. Alemania




1571 - 30 años
Muchacho encendiendo una candela
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 61 x 51 cm.
Museo: Gallerie Nazionali di Capodimonte. Nápoles




1572 - 31 años
Charles de Guise, cardenal de Lorena
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 202 x 117.5 cm.
Museo: Koetser Foundation Kunsthaus. Zurich




1576 - 35 años
Magdalena penitente
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 118 x 105 cm.
Museo: Colección Arango. Madrid




1576 - 35 años
La Piedad
Material: Óleo sobre tabla.
Medidas: 29 x 20 cm.
Museo: Colección Privada




1579 - 38 años
Dama del armiño
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 62 x 50 cm.
Museo: Stirling-Maxwell Collection. Glasgow




1580 - 39 años
La Trinidad
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 300 x 179 cm.
Museo: Museo del Prado. Madrid




1584 - 43 años
El caballero de la mano en el pecho
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 81 x 66 cm.
Museo: Museo del Prado. Madrid




1588 - 47 años
El entierro del conde de Orgaz
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 480 x 360 cm.
Museo: Iglesia de Santo Tomé. Toledo




1607 - 66 años
Vista de Toledo
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 121 x 109 cm.
Museo: Metropolitan Museum. Nueva York




1609 - 68 años
La visión del Apocalipsis
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 222,3 x 193 cm.
Museo: The Metropolitan Museum of Art. Nueva York




1610 - 69 años
Vista y plano de Toledo
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 132 x 228 cm.
Museo: Casa Museo del Greco. Toledo. España




1614 - 73 años
Laoconte
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 137,5 x 172,5 cm.
Museo: National Gallery of Art. Washington





Biografía:
    Pintor manierista español considerado el primer gran genio de la pintura española. El Greco (que quiere decir el griego) nació en 1541 en Candía, Creta, que por aquel entonces pertenecía a la república de Venecia. Su nombre era el de Domenikos Theotokopoulos. Poco se sabe de los detalles de su infancia y aprendizaje pero posiblemente estudió pintura en el pueblo en que nació. A pesar de que sus primeras obras no han llegado hasta nosotros, probablemente pintó en un estilo bizantino tardío, como era habitual en Creta en aquella época. En obras posteriores aún pueden observarse reminiscencias de ese estilo. El Greco era un hombre de gran erudición, aficionado a la literatura clásica y a la de su época desde joven. Alrededor del año 1566, El Greco se trasladó a Venecia, donde permaneció hasta 1570. Recibió una gran influencia de Tiziano y Tintoretto, dos de los grandes maestros del renacimiento. Obras de este periodo veneciano, como La curación del ciego (c.1566-c.1567, Gemäldegalerie, Dresde) demuestran que había asimilado el colorido de Tiziano, además de la composición de las figuras y la utilización de espacios amplios y de gran profundidad, características de Tintoretto. Durante los años de estancia en Roma, de 1570 a 1576, continuó inspirándose en los italianos. La influencia de la calidad escultural de la obra de Michelangelo Buonarroti es evidente en su Piedad (c.1570-c.1572, Museo de Filadelfia). Anunciación de época italiana (c.1567-c.1577, Museo del Prado, Madrid) pudo ser pintado en Roma, aunque revela la huella de Venecia, tanto en el colorido como en el modo de estudiar el espacio. El estudio de la arquitectura romana reforzó el equilibrio de sus composiciones, que con frecuencia incluyen vistas de edificios renacentistas. En Roma conoció a varios españoles relacionados con la catedral de Toledo y quizá fueron ellos los que le persuadieron para que viajara a España. En 1576 dejó Italia y, tras una breve estancia en Malta, llegó a Toledo en la primavera de 1577. Pronto recibió el primer encargo de la iglesia de Santo Domingo el Antiguo y se puso a trabajar en La Trinidad (c.1577-1579, Museo del Prado, Madrid). La composición se basa en un grabado de Alberto Durero.
La labor de El Greco como retratista fue muy significativa. Uno de los máximos exponentes de esa labor es el famoso cuadro El caballero de la mano en el pecho (c.1577-1584, Museo del Prado). El Greco deseaba fervientemente realizar los frescos para el nuevo monasterio que se construía en El Escorial, pueblo cercano a Madrid, y cuyas obras acabaron en 1582. Para conseguirlo envió diversas pinturas al rey Felipe II, pero no logró que le encargaran esa obra. Uno de los cuadros que envió, Alegoría de la Liga Santa (c.1578-c.1579, versiones en El Escorial y la Galería Nacional de Londres), pone de manifiesto su habilidad para combinar la compleja iconografía política con motivos medievales. Sólo realizó para el monasterio el cuadro San Mauricio y la legión tebana, que hoy se exhibe en esta fundación religiosa. Trabajó también para la catedral de Toledo, El expolio (c.1577-c.1579), obra hecha para la sacristía, presenta una espléndida imagen de Cristo con una túnica de un rojo intenso, rodeado por los que le han prendido. En 1586 pintó una de sus obras maestras, El entierro del conde de Orgaz, para la iglesia de Santo Tomé de Toledo. Esta obra, que aún se conserva en su lugar de origen, muestra el momento en que san Esteban y san Agustín introducen en su tumba (actualmente justo debajo del cuadro) a ese noble toledano del siglo XIV. En la parte superior el alma del conde asciende al paraíso poblado de ángeles, santos y personajes de la política de la época. En El entierro se evidencian el alargamiento de figuras y el horror vacui (pavor a los espacios vacíos), rasgos típicos de El Greco, que habrán de acentuarse en años posteriores. Tales características pueden asociarse con el manierismo que se sigue manteniendo en la pintura del Greco aún después de desaparecer en el arte europeo. Su visión intensamente personal se asentaba en su profunda espiritualidad, de hecho, sus lienzos evidencian una atmósfera mística similar a la que evocan las obras literarias de los místicos españoles contemporáneos, como santa Teresa de Ávila y san Juan de la Cruz.
El Greco gozó de una excelente posición. Tenía en Toledo una gran casa en la que recibía a miembros de la nobleza y de la elite intelectual, como los poetas Luis de Góngora y Fray Hortensio Félix de Paravicino, cuyos retratos, que pintó entre 1609 y 1610, se hallan actualmente en el Museo de Bellas Artes de Boston. Pintó también algunos cuadros de la ciudad de Toledo, como Vista de Toledo (c.1600-c.1610, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York), aunque el paisaje fuera un género poco tratado tradicionalmente por los artistas españoles. En las obras que realizó desde la década de 1590 hasta su muerte puede apreciarse una intensidad casi febril. El bautismo de Cristo (que firmó en griego, como era su costumbre, en c.1596-c.1600) y La adoración de los pastores (1612-1614), ambos en el Museo del Prado, parecen vibrar en medio de una luz misteriosa generada por las propias figuras sagradas. Los personajes de La adoración, aparecen envueltos por una vaporosa niebla, que puede observarse en otras obras de su última época, y que otorga mayor intensidad al misticismo de la escena. Esta obra la pintó para la capilla donde descansan sus restos. Los temas de la mitología clásica, como el Laoconte (c.1610-c.1614, Galería Nacional, Washington), y los del Viejo Testamento, como el de la obra inacabada que muestra la escena apocalíptica de El quinto sello del Apocalipsis (c.1608-c.1614, Museo Metropolitano), atestiguan la erudición humanista de El Greco y cuán brillante e innovador era el enfoque que daba a los temas tradicionales. Murió en Toledo el 7 de abril de 1614 y fue enterrado en la iglesia de santo Domingo el Antiguo.  © M.E.


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2013, epdlp All rights reserved