Las confesiones de Pedro (fragmento)Carlo Maria Martini

Las confesiones de Pedro (fragmento)

"Y Pedro nos explicaría que, si Jesús ha entrado en la historia, ha sido precisamente para encontrar, siglo tras siglo, a todo hombre, a toda mujer, y dar a todos su momento oportuno. Serán momentos más intensos o más relajados, momentos fulgurantes o más bien tranquilos, en los que la vida discurre con calma. Eso no importa. Lo que vale es que el encuentro con Cristo —que se produce radicalmente en el bautismo y se prolonga en los sacramentos, en la oración, en la escucha de la Palabra, en la vida de la Iglesia— es nuestra propia historia, el modo en el que Dios quiere ser un Dios para mí, en el que quiere manifestarme su rostro como se lo reveló a Pedro.
El error más grave que podemos cometer en nuestra vida, la tentación más astuta de Satanás en la que podemos vernos enredados, es pensar que Dios no se preocupa de nosotros. Y es que Satanás no descansa, no deja de susurrárnoslo continuamente: No eres digno, no eres suficientemente capaz; tus pecados de antes continuarán en el futuro; eres indolente; y el encontrarse con Jesús es algo así como un auténtico privilegio. Pero la realidad es que el Evangelio nos ofrece toda clase de seguridades de que Jesús es también para cada uno de nosotros, para todo hombre y para toda mujer que vive en nuestro mundo.
El encuentro con él deberá ser nuestra experiencia; es más, ya lo es. En él es donde conocemos a Dios, donde experimentamos esa llamada que nos lleva a la salvación, donde nos damos cuenta de lo que constituye nuestra verdadera identidad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com