La idea de ciudad (fragmento)Joseph Rykwert

La idea de ciudad (fragmento)

"La cita es únicamente un fragmento de una terrorífica execración en que son invocadas numerosas divinidades para que hagan al transgresor objeto de su especial desagrado. La fórmula contra los cómplices inconscientes de la remoción o la destrucción de los mojones es bastante uniforme, aunque los términos condenatorios varían un tanto de una a otra pieza. Prácticamente en todas ellas aparece la parte superior esculpida con figuras de animales y símbolos de clara referencia uránica. Algunos investigadores han tratado de interpretar estas imágenes de los kudurru como la representación de un círculo zodiacal completo. Ciertamente, muchas de las figuras de animales representan constelaciones, pero no apoyan tales identificaciones sistemáticamente, aunque quizá las presupongan.
Nada nos aportan en este caso ni los orígenes indoeuropeos de los gobernantes kasitas ni el pasado semítico de sus súbditos. Los soberanos semitas posteriores de Babilonia siguieron sancionando los kudurru. Por otra parte, el hecho de que no conozcamos ninguno de estos mojones de época anterior a los kasitas no ha de entenderse necesariamente en el sentido de que en la Babilonia prekassita no hubiera algún sistema para señalar los linderos o que éste dejara de estar respaldado por una sanción divina. Los gobernantes kasitas tendían a imitar a sus predecesores no kasitas en todo lo referente a las costumbres más que a apartarse de los precedentes. Por lo demás, en el mundo antiguo y en las diversas sociedades primitivas hay muchos indicios de que las piedras destinadas a marcar límites eran objeto de culto. Los mojones pertenecen a un tipo más amplio de piedras divinizadas cuyo carácter peculiar tenía una doble implicación. La costumbre de depositar los restos de un sacrificio bajo estas piedras (Sículo Flaco lamenta la pérdida de esta costumbre, pero consigna el hallazgo de restos sacrificiales bajo antiguos cippi desplazados), así como su carácter fálico y su asociación con tumbas, parece indicar una referencia ctónica de la que sería eco la norma de que el violador de los mojones sea "dedicado" a los dioses infernales. Por otra parte, la vinculación de Términus a Júpiter, así como la asociación del cippus a un templum frecuentemente grabado sobre él, implicaría una referencia uránica. Lo cierto es que el cippus que marca un límite, al igual que tantas otras divinidades betílicas, pertenecía a las dos regiones del mundo sobrenatural, pues en definitiva constituía un puente entre ellas. De ahí la asociación de los santuarios ctónicos y fálicos con los cippi terminales, que no resulta tan inadecuada o contradictoria como podría parecer en principio. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com