El señor Valéry (fragmento)Gonçalo M. Tavares

El señor Valéry (fragmento)

"El señor Valéry hizo entonces varios cálculos y dibujos. Pensó primero en un banco con ruedas, y lo dibujó.
Pensó después en congelar un salto. Como si fuera posible suspender la fuerza de la gravedad durante tan sólo una hora (no pedía más) en sus paseos por la ciudad.
Y el señor Valéry dibujó su sueño, tan común.
Pero ninguna de estas ideas resultaba cómoda o posible, así que el señor Valéry decidió ser alto en su pensamiento.
Ahora, cuando se cruzaba con las personas en la calle, se concentraba mentalmente y las miraba como si las viera desde un punto situado veinte centímetros más arriba. Concentrándose, el señor Valéry lograba incluso ver la imagen de la coronilla de personas que eran bastante más altas que él.
El señor Valéry no volvió a acordarse de las teorías del banco o de los saltitos, a las que ahora, desde cierta distancia, consideraba ridículas. Sin embargo, concentrado como estaba en aquella visión, digamos que superior, tenía dificultad en recordar el rostro de las personas con las que se cruzaba.
En el fondo, tras conseguir altura, el señor Valéry perdió amigos.
[...]
El señor Valéry regresó satisfecho con las conclusiones que había sacado de la sesión del juzgado. Sólo cuando vio que las llaves no entraban en la cerradura se dio cuenta de que estaba ante la casa equivocada.
-Ni más ni menos -murmuró el señor Valéry-. Si todas estas casas fuesen mías excepto una, probablemente no me hubiese equivocado. Habría sido mala suerte.
Y con este pensamiento en la cabeza, el señor Valéry se plantó de nuevo sin darse cuenta delante de una puerta equivocada.
-Si al menos fuese rico -murmuraba el señor Valéry-, no me preocuparía la mentira.
Y de tanto forzar la llave en una cerradura equivocada, el señor Valéry acabó rompiéndola, lo que le irritó sobremanera.
Por suerte, siempre llevaba consigo una segunda llave, y para no fallar de nuevo se concentró totalmente en la tarea, olvidando así sus razonamientos por unos instantes.
Y esta vez la puerta se abrió. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com