La filosofía del idealismo alemán (fragmento)Nicolai Hartmann

La filosofía del idealismo alemán (fragmento)

"Todo idealismo que no presente ese "camino" como legitimación de su afirmación misma, será "pura aseveración, la cual no se concibe a sí misma ni puede hacer que otros la conciban". Sólo la certeza mediata se asienta sobre un suelo filosófico. "La certeza inmediata" carece de él. Siempre es lícito oponerle otra igualmente satisfactoria. Dicho de otro modo: la razón -a pesar de que finalmente se muestra como el todo de la totalidad- no puede comenzar por ella misma. Tiene que iniciarse por la conciencia no-racional, confiada en que se mostrará a partir de ella; pero tal conciencia es la certeza sensible. "Únicamente cuando la razón, entendida como reflexión, se presenta a partir de esta certeza opuesta, su afirmación no sólo se ofrecerá como certeza y aseveración, sino también como verdad; y no como una verdad junto a otras, sino como la única. Su inmediato aparecer es la abstracción de su existencia..." Opuesta a esta abstracción, el "ser-en-sí" de su existencia es "el movimiento de su ser-devenido".
Frente al mundo, a las cosas y a sí misma, la razón muestra una posición por entero nueva. Sus configuraciones coexisten, se interpenetran unas a las otras y, más que limitarse y excluirse, se complementan.
La actitud teorética es ahora rigurosamente objetiva. Su interés se vuelve a dirigir al mundo, al "más acá"; pero de un modo diferente al de la opinión y la percepción. "La razón se presenta como una esencia más profunda pues es el Yo puro; y tiene que exigir que la distinción, el ser diverso, llegue a ser para el Yo su propio Su (Seinige); debe exigir que el Yo se intuya como la realidad y que se encuentre presente como configuración y cosa." Semejante exigencia no se puede cumplir repentinamente, sino que es un "presentir". Y, de este modo, se opone a las cosas, observándolas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com