InglaterraMarianne Moore

Inglaterra

"Con sus ríos niños y pequeños pueblos, cada uno con su abadía o su catedral; con voces -una voz, quizás, resonando a través del crucero- el criterio de compatibilidad y conveniencia: e Italia, con sus playas iguales -logrando un epicureísmo del que la enormidad ha sido extraída: y Grecia con sus cabras y sus patillas, el nido de modificadas ilusiones: y Francia, la "crisálida de las mariposas nocturnas" en cuyos productos, el misterio de la construcción nos desvía de lo que originalmente era nuestro objeto -substancia en la médula: y el Este con sus caracoles, sus emocionales taquigrafías y sus cucarachas de jade, sus cristales de roca y su imperturbabilidad, todas con calidad de museo: y América donde hay la pequeña. vieja y desvencijada victoria del sur, donde se fuman cigarrillos en las calles del norte; donde no hay correctores de pruebas, ni gusanos de seda ni digresiones: ¡la tierra del hombre salvaje; sin hierba, sin vínculos, país sin lengua -en el que las letras son escritas no en español, ni en griego o latín o taquigrafía, sino en llano americano que los perros y gatos puedan entender! La letra "a" en el salmo y en la calma cuando es pronunciada con el sonido de "a" en vela es muy evidente, pero ¿por qué continentes de malentendidos deben ser explicados por el hecho? ¿Deberá entenderse que al existir hongos venenosos que parecen simples hongos todos sean peligrosos? En el caso de la fogosidad, que puede ser erradamente tomada como apetito, de un calor que puede parecer ser prisa, no se pueden sacar conclusiones. Haber malentendido el asunto es haber confesado que no hemos indagado mucho. El sublimado saber de China, el discernimiento de los egipcios, el inundador torrente de emoción comprimido en los verbos del hebreo, los libros del hombre que es capaz de decir: "Yo no envidio a nadie sino a ese, sólo a ese que coge más peces que yo" -la flor y el fruto de toda esa observada superioridad- ¿no nos hemos tropezado con ella en América, debe uno imaginar que no existe allí? Eso jamás se ha confinado a un solo sitio. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com