Nietzsche (fragmento)Gilles Deleuze

Nietzsche (fragmento)

"El espíritu filosófico en un principio ha tenido siempre que disfrazarse y permanecer larvado en los tipos anteriormente fijados del hombre contemplativo, a guisa de sacerdote, hechicero, adivino, en general de hombre religioso, para en alguna medida siquiera ser posible: el ideal ascético durante mucho tiempo le ha servido al filósofo de forma de aparición, de presupuesto de existencia- tuvo que representarlo para poder ser filósofo, tuvo que creer en él para poder representarlo. El ademán de apartamiento de los filósofos, peculiarmente negador del mundo, hostil a la vida, incrédulo para con los sentidos, desensualizado, el cual ha sido mantenido hasta época muy reciente y que, con ello, ha ganado vigencia casi como actitud de filósofo por excelencia- esa actitud es ante todo una consecuencia de la precariedad de las condiciones bajo las que la filosofía en general nació y subsistió: en la medida, a saber, en que por mucho tiempo la filosofía no hubiera sido en absoluto posible en la tierra sin una cáscara y una Vestidura ascéticas, sin un ascético equívoco acerca de sí. Dicho de manera gráfica y clara: el sacerdote ascético ha mostrado hasta época muy reciente la repulsiva y sombría forma de larva, única bajo la cual a la filosofía le fue dable vivir y andar con sigilo... ¿De veras ha cambiado esto? El multicolor y peligroso bicho alado, ese «espíritu» que esta oruga encerraba dentro de sí, ¿de veras ha acabado al fin, gracias a un mundo más soleado, más cálido, más despejado, por abandonar su hábito y ha podido salir a la luz?. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com