La estratagema de los petimetres (fragmento)George Farquhar

La estratagema de los petimetres (fragmento)

"¡El diablo posee a este hombre! Lucha, ama y bromea con el mismo hábito. Supongo que ésta es la cuerda que los pícaros trajeron para mí.
El destino de la picaresca. Una cuerda para someter al ahorcado. No es más que un hecho luctuoso y un tanto escandaloso, si así han de concluir mis aventuras y ser este lazo mi verdugo, pero espero que haya algo más en perspectiva.
[...]
No soy un dios sino un mísero necesitado que sólo dispone de una media y un escandaloso deseo de alcanzar fortuna, pero he sucumbido a la belleza de la mente y como fiel siervo antepongo vuestro interés al mío.
He soñado con un pobre marinero y con la imagen de un puerto que me daba una calurosa bienvenida para despertar luego envuelto en tormentas. Mejor rezar, pero, ¿quién eres?
Hermano para el hombre cuyo título usurpé, extraño a su honor y fortuna.
[...]
Una acción generosa se hace merecedora de otra. El honor de este caballero le obligó a no ocultarme nada. La justicia me compromete a su vez a no ocultarle nada. De modo que se ha convertido en aquél cuya personalidad pensaba falsificar, en el verdadero Señor Vizconde de Aimwell y le deseo un dichoso Señorío. El sacerdote puede marcharse y si a mí Señor le complacen las nupcias, éstas serán celebradas con todo boato ante la faz del mundo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com