El precio del estaño (fragmento)Néstor Taboada

El precio del estaño (fragmento)

"Le había impresionado el encuentro del Delegado Militar del Gobierno con los sindicalistas en el cuartel de Uncía, tanto que sufrió una seria indisposición. Enfrentados el capitalismo y el comunismo. El siniestro capitalismo explotador haciendo causa común con el ejército nacional. Los viejos generales y coroneles del desastre nacional detentando cúpulas de mando al servicio de la rosca oligárquica. La gran minería Patiño, Hochschild y Aramayo. ¿Qué argumentos válidos pudo esgrimir el coronel Camargo en la confrontación? Ninguno. Nada más que leer los decretos firmados por el general Pinillos en estado de inconsciencia. No sabía el jumento lo que me firmaba, creía que lo estaba haciendo bien. ¿Quién redactó aquellos decretos? ¿Quién le impuso firmarlos? ¿Y quién le pide ahora ejecutarlos? El pobre Pinillos oriundo de Chuchulaya, amodorrado por el incienso de la adulación y el engaño de los eternos corifeos, sin entender nada. Sin duda, una traición a la patria...
Dolor y tristeza. Por esta situación lamentable la patria se está yendo a pique, miéchica. Valdivia desde muy joven, quién sabe si por herencia familiar, mantenía una profunda vida interior y se destacaba como un observador acucioso de la realidad nacional. Saludó a la joven oficialidad organizada en la ilegalidad durante la guerra del Chaco. Años después de la conflagración salieron a las calles dando vítores a Adolfo Hitler, quien había sido tomado como bandera de lucha. El nacionalismo conocido por la abreviatura de nazismo gobernaba Alemania e Italia. Hitler había levantado su patria de los escombros de la primera guerra mundial. El gobierno títere del jumento rompió relaciones y declaró la guerra a Alemania. Y los jóvenes oficiales se vieron otra vez obligados a manifestarse públicamente. Al embajador alemán Ernst Wendler expulsado del país por presión de USA y el Reino Unido, centenares de simpatizantes lo despidieron en la estación central entonando canciones de la juventud hitleriana y acompañados por bandas de música del ejército. Heil Hitler!, heil Hitler!...
Y ahora la confrontación de las sociedades secretas organizadas dentro del ejército. Los viejos generales y coroneles agrupados en la logia Ayacucho y la joven oficialidad en las logias Abaroa y Mariscal Santa Cruz, que terminaron fusionándose para fundar Razón de Patria y elaboraron en mucho tiempo un plan de gobierno que el jumento rechazó. El mayor Valdivia estaba más convencido que nunca que para el nacionalismo se había hecho tarea imperiosa la toma del poder político. Hay que salvar a los mineros de los comunistas y hay que salvar la patria de los capitalistas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com