Paul CelanMiguel Espejo

Paul Celan

"Tiraste tus huesos al Sena
como yo al infinito.
Había acaso una mirada de desmesura o la acechanza de otros vocablos. Quizás la certera intuición de los peligros y de aquello que no podía ser nombrado.
Entonces, acompañándote, estaba en el más allá
del estupor de cualquier palabra cimbreando instancias y paradojas.

Tu orgullo y dolor
fueron sumergidos en el tiempo y el río. Imágenes imprecisas de Buchenwald y Weimar danzas de los viejos maestros de la gris Alemania danzas del remolino que cautivó tu mirada para triturarte entre sus brazos.

La espera envolvente. De otra lengua.
Al amanecer. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com