Vive y recuerda (fragmento)Valentin Rasputin

Vive y recuerda (fragmento)

"Pocos días más tarde, Nastyona se dispuso a navegar de nuevo, esta vez en el esquife que finalmente Mikheyich había descargado en el agua. El tiempo estaba lluvioso desde primera hora de la mañana, no siendo una lluvia pertinaz, pero sí molesta, de modo que el trabajo en los campos había concluido. Tenía el propósito de trabajar en el jardín, donde habían dispuesto el cauce para la siembra de los pepinos, pero la lluvia se lo impidió y sólo consiguió sentirse empapada y frustrada. Y para que ese día no fuera una total pérdida de tiempo tomó la siguiente determinación: Traeré la malla para mi marido, la cual conseguí por las buenas o por las malas, y le traeré también una botella de alquitrán para protegerle de las picaduras de los mosquitos y así aliviaré el dolor que anida en mi alma. Se alegró de que Mikheyich estuviera fuera y no tuviera que darle explicaciones y le dijo a Semyonovna que iba a pescar -Semyonovna se quejó de que todos se habían ido a pescar y que no habían podido ver el tallo de una omulyavka del Angará. Nastyona había dicho "ir a pescar", de modo que no quedó claro si encaminaba sus pasos hacia el río o tomaba el bote para ir a cualquier otro lugar. Semyonovna no tuvo tiempo para detenerla o darle su permiso, ya que Nastyona ya había traspasado el umbral y se dirigía rápidamente hacia el Ángara. Los remos se hallaban en el vestuario de la caseta, al igual que otros vetustos aparejos, envueltos con clavijas. Nastyona los tomó y fue hacia el agua rápidamente, desatracando el bote. En vez de ir río arriba, remó con el esquife a lo largo de la corriente revuelta. Transcurridos cinco minutos, al no poder divisar la aldea más allá de la vacilante y brumosa cortina de lluvia, giró el bote a través del río. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com