Diario: una novela (fragmento)Chuck Palahniuk

Diario: una novela (fragmento)

"Solamente para que conste en acta, hoy en el comedor Grace Wilmot estaba de pie con Tabbi delante de la vitrina que cubre la mayor parte de una de las paredes. Dentro de la vitrina hay bandejas de porcelana colocadas en sus soportes bajo la luz tenue. Las tazas están sobre sus platillos. Grace Wilmot los va señalando uno por uno. Y Tabbi los señala con el índice y va diciendo:
-Fitz and Floyd... Wedgwood... Noritake... Lenox...
Y Tabbi niega con la cabeza, se cruza de brazos y dice: -No. no es así. -Dice-: El diseño Oracle Grove tiene el borde de oro de catorce quilates. El Venus Grovc lo tiene de veinticuatro quilates.
Tu hijita es una experta en diseños de porcelana extin­guidos.
Tu hijita ahora es una adolescente.
Grace Wilmot estira el brazo y le pasa un mechón de pelo rebelde a Tabbi por detrás de la oreja, luego dice:
-Lo juro, esta niña tiene un talento natural.
Con una bandeja de almuerzos en el hombro, Misty se detiene el tiempo suficiente para preguntarle a Grace:
-¿De qué murió Harrow?
Y Grace aparta la vista de la porcelana. Con el músculo orbicularis oculi abriéndole mucho los ojos, dice:
-¿Por qué lo preguntas?
Misty menciona la cita con el médico. Con el doctor Touchet. Y el hecho de que Ángel Delaporte cree que la caligra­fía de Peter se refiere a su relación con su padre. Todos esos detalles que no parecen querer decir nada por separado.
Y Grace dice:
-¿Te ha dado pastillas el doctor?
La bandeja pesa bastante y la comida se está enfriando, pero Misty dice:
-El médico dice que Harrow tenía cáncer de hígado. Tabbi va señalando y diciendo: -Gorham... Dansk...
Y Grace sonríe.
-Claro. Cáncer de hígado -dice-. ¿Por qué me lo pregun­tas? -dice-. Pensé que Peter te lo había contado.
Solamente para que conste en acta, el parte meteorológi­co de hoy anuncia neblinas e historias claramente discordan­tes sobre la causa de la muerte de tu padre. Ningún dato es nada por .sí solo.
Y Misty dice que no puede hablar. Tiene demasiado tra­bajo. Es la hora de la comida. Tal vez más tarde.
En la facultad de bellas arces, Peter solía hablar del pintor James Whistler, y contaba que Whistler había trabajado para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, di­bujando emplazamientos costeros potenciales para faros. El problema era que Whistler no podía parar de garabatear pe­queños estudios de figuras en los márgenes. Dibujaba a ancia­nas, bebés, mendigos, cualquier cosa que viera por la calle. Hacía su trabajo, documentaba terrenos para el gobierno, pero no podía pasar por alto todo lo demás. No podía dejar pa­sar nada. Hombres fumando en pipa. Niños haciendo rodar aros. Todo lo registraba en forma de garabatos en los márge­nes de su trabajo oficial. Por supuesto, el gobierno lo echó por aquello. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com