Que empiece la fiesta (fragmento)Niccolò Ammaniti

Que empiece la fiesta (fragmento)

"El líder de las Bestias de Abadón hinchió el pecho y dijo con voz firme:
—No soy Saverio, soy Mantos.
Y colgó.
—¿Tú qué haces ahí? ¿Quién te manda coger esas tijeras?
Zombi no tuvo tiempo de volverse, de entender, cuando notó que lo cogían de la oreja y lo arrastraban hacia la explanada. Empezó a gritar y forcejear. De reojo vio que quien le apretaba la oreja era Antonio.
El camarero jefe tenía las venas del cuello hinchadas y los ojos inyectados en sangre, y voceaba a Murder y a Silvietta:
—Y vosotros, ¿por qué os vestís de camareros?
Zombi logró desasirse y se frotó la oreja lastimada.
—¿Sois imbéciles o qué? ¡Esto no es ningún carnaval! ¡Como os coja! —Y dio un empujón a Murder—. A ver, ¿por qué os habéis vestido de camareros?
—Por hacer algo, como estábamos parados... —explicó Murder sin mucha convicción.
Antonio le plantó la cara a un palmo de la nariz; el aliento le olía a mentol.
—¿Por hacer algo? ¿A qué creéis que estamos jugando? ¿A un, dos, tres, pollito inglés? ¿A la gallinita ciega? ¿Y así, tan campantes, decidís ser camareros? ¿Queréis que me despidan por vuestra culpa? ¿No veis dónde estamos? Han venido los mejores camareros de Roma, del Harry’s Bar, del Hotel de Russie, que han estudiado hostelería, que han trabajado hasta en el Caffè Greco. —Antonio se había puesto morado y tuvo que hacer una pausa para recobrar el aliento—. Ahora mismo vais a hacer una cosa: quitaos esa ropa y largaos. No os doy un duro y el capullo de Saverio se larga con vosotros. ¡Fíate de los parientes! Por cierto, dónde está el muy... —De pronto se llevó la mano al cuello como si le hubiera picado un tábano, se arrancó algo y se miró la palma: era un cono de papel con un alfiler en la punta.
—Pero ¿qué...? —acertó solamente a decir, pues al instante puso los ojos en blanco, hizo una mueca, dio un paso atrás y se desplomó rígido como una estatua.
Las Bestias se quedaron mirándolo estupefactas. De un matorral salió Mantos con la cerbatana. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com