La importancia de llamarse Ernesto (fragmento)Oscar Wilde

La importancia de llamarse Ernesto (fragmento)

"CECILIA. -Miss Prism, dice que los encantos físicos son un lazo.
ALGERNON. -Un lazo en el que todo hombre sensato querría dejarse coger.
CECILIA. -¡Oh! Creo que a mí no me gustaría coger a un hombre sensato. No sabría de qué hablar con él. (Entran en la casa. MISS PRISM y el doctor CASULLA vuelven.)
Miss Prism. -Está usted muy solo, mi querido doctor Casulla, Debería usted casarse. Puedo comprender un misántropo, ¡pero un mujerántropo jamás!
CASULLA. (Con un escalofrío de hombre docto.)-No merezco, créame, un vocablo de tan marcado neologismo. El precepto, así como la práctica de la Iglesia primitiva, eran claramente opuestos al matrimonio.
MISS PRISM. (Sentenciosamente.)-Esa es sin duda alguna la razón de que la Iglesia primitiva no haya durado hasta nuestros días. Y usted parece no darse cuenta, mi querido doctor, de que un hombre que se empeña en permanecer soltero se convierte en una perpetua tentación pública. Los hombres deberían ser más prudentes; su celibato mismo es el que pierde a las naturalezas frágiles.
CASULLA. -¿Pero es que un hombre no tiene el mismo atractivo cuando está casado?
MISS PRISM. -Un hombre casado no tiene nunca atractivo más que para su mujer.
CASULLA. -Y con frecuencia, según me han dicho, ni siquiera para ella.
MISS PRISM. -Eso depende de las simpatías intelectuales de la mujer. Se puede siempre confiar en la edad madura. Se puede dar crédito a la madurez. Las mujeres jóvenes están verdes. (El doctor CASULLA se estremece.) Hablo en lenguaje de horticultura. Mi metáfora estaba tomada de las frutas. ¿Pero dónde está Cecilia?
CASULLA. -Tal vez nos haya seguido a las escuelas. (Entra JACK muy despacio por el fondo del jardín. Viene vestido de luto riguroso, con una gasa negra sobre la cinta del sombrero y guantes negros.)
MISS PRISM. -¡Míster Worthing!
CASULLA. -¿Míster Worthing?
MISS PRISM. -Esto es realmente una sorpresa. No le esperábamos a usted hasta el lunes por la tarde.
JACK. (Estrechando la mano de MISS PRISM con ademán trágico.)-He regresado antes de lo que esperaba. ¿Supongo que estará usted bien, doctor Casulla?
CASULLA. -Mi querido míster Worthing, ¿espero que ese traje de luto no significará ninguna terrible calamidad?
JACK. -Mi hermano.
MISS PRISM. -¿Más deudas vergonzosas, más locuras?
CASULLA. -¿Sigue haciendo siempre su vida de placer?
JACK. (Inclinando la cabeza.)-¡Muerto!
CASULLA. -¿Ha muerto su hermano Ernesto?
JACK. -Del todo.
MISS PRISM. -¡Qué lección para él! Espero que le sirva.
CASULLA. -Míster Worthing, le doy a usted mi sincero pésame. Tiene usted al menos el consuelo de saber que fue usted siempre el más generoso y el más indulgente de los hermanos.
JACK. -¡Pobre Ernesto! Tenía muchos defectos, pero es un golpe doloroso, muy doloroso.
CASULLA. -Muy doloroso, en efecto. ¿Estaba usted con él en sus últimos momentos?
JACK. -No. Ha muerto en el extranjero; en París, sí. Recibí anoche un telegrama del gerente del Gran Hotel.
CASULLA. -¿Indicaba la causa de la muerte?
JACK. -Un fuerte enfriamiento, según parece.
MISS PRISM. -Cada hombre recoge lo que siembra. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com