Rudin (fragmento)Ivan Turgenev

Rudin (fragmento)

"Al otro día era domingo y Natalia se levantó tarde. La víspera había estado muy callada hasta entrada la noche, se avergonzaba en secreto de sus lágrimas y había dormido muy mal. Sentada, a medio vestir, ante su pequeño piano, hacía acordes, apenas perceptibles, para no despertar a mademoiselle Boncourt, o apoyaba la frente en el teclado frío y permanecía inmóvil largo rato. No dejaba de pensar, no en Rudin, sino en ciertas palabras dichas por él, y se ensimismaba en sus cavilaciones. Rara vez se acordaba de Volíntsev. Sabía que él la amaba. Pero en seguida lo apartaba de su pensamiento… Sentía una extraña agitación. Por la mañana, se vistió apresuradamente, bajó y tras saludar a su madre, aprovechó la primera ocasión que tuvo para salir sola al jardín… El día era muy caluroso y soleado; era un día espléndido a pesar de la llovizna que caía a intervalos. Por el cielo despejado bogaban, sin ocultar el sol, nubes bajas y vaporosas, y a ratos vertían sobre la tierra los copiosos raudales de un súbito y pasajero chaparrón. Fuertes y relucientes gotas caían rápidamente, con un ruido seco, como diamantes; el sol centelleaba entre su rutilante red; la hierba, recién agitada por el viento, no se estremecía, absorbiendo ávidamente la humedad; los árboles regados temblaban lánguidamente con todas sus hojas; los pájaros no dejaban de cantar y era un placer oír sus gárrulos gorjeos en medio del fresco murmullo y del susurro de la lluvia que se alejaba. Los polvorientos caminos humeaban, apelmazándose ligeramente por el penetrante repiqueteo de los frecuentes rocíos. Luego, pasaba la nube, soplaba la brisa y resplandecía la hierba de esmeralda y oro… Goteando una en otra, se volvían transparentes las hojas de los árboles… Una penetrante fragancia se esparcía por todas partes…
Apenas aclaraba el cielo, cuando Natalia salió al jardín. Exhalaba frescura y sosiego, ese manso y apacible sosiego al cual responde el corazón con la dulce languidez de una misteriosa simpatía y vagos deseos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com