Manual de confesores y penitentes (fragmento)Martín de Azpilcueta

Manual de confesores y penitentes (fragmento)

"Dizese, estable para mostrar que diffiere del anima vegetariana, con que viven las plantas, y de la sensitiva con que viven los animales, que carecen de razón: los quales no son estables por si, ni pueden estar ni vivir apartadas de sus cuerpos: ca muriendo ellos, mueren ellas. Mas la anima empero del hombre, muerto su cuerpo, apartada del, queda viviendo para siempre, con gran desseo de volver a el: como bolvera el dia de su resurrection, particular o general.
Dixe, incorporal: para mostrar, que diffiere de todas las cosas corporales; y para reprobar, a los filósofos, y herejes alegados en el Manual. n.3. que dixeron, que el anima era viento, y ayre; lo qual es falsissimo, porque el viento y el ayre, son cosas corporales, y el anima humana, es incorporal, y muy espiritual.
Dixe, inmortal: para mostrar ser falso, y heregia, lo que algunos dixeron, que el anima racional muere, quando el cuerpo fallece: y por la diferencia que ay entre ella, y las dichas animas, vegetativa y sensitiva; las quales, como arriba esta dicho, perecen quando sus cuerpos fallecen: y aun para avisar que el hombre no tiene mas de una sola anima, es a saber racional: la qual obra en el hombre, lo que obra la vegetativa en las plantas, y la sensitiva, en los animales brutos: aunque la glossa en el Manual acotada, en el num.4. Sintió que tenia tres, pero mal: como se que algunos (aun muy doctos) por inadvertencia lo pensaron. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com