La familia Maechler (fragmento)Hermann Stehr

La familia Maechler (fragmento)

"Maechler dejó su anterior pensamiento en la cámara y procedió a descender las escaleras, pero apenas dados unos pasos se detuvo y rápidamente regresó a su habitación. Ocultaba una vetusta lista en un recóndito compartimento, escrita con vistas a la caminata vespertina y la oración de su progenitora, pronosticando con certidumbre su éxito, al haber sido compuesta por uno de sus antepasados, el monje bohemio Weiss, dos centurias antes. Estos sencillos versos eran considerados por la familia como el legado celestial de los Maechler y había sido su viático y consolación en las circunstancias más pesarosas y onerosas.
[...]
Los ojos de Lotte se oscurecieron por estas palabras mientras se debatía heroicamente por no mostrar el llanto. Maechler recordó los miles de callejones sin salida e infortunios que enervaban su ánima como el inhóspito paisaje de un cielo encapotado. No en vano aquella mañana había meditado sobre la alocución de aquellas oraciones precisamente por ella. Por eso, levantándose, decidió responder en voz baja: «Sus palabras me honran, maestro. También yo soy católico. Pero aquí se hallan las manos y los brazos del Altísimo -alzó sus brazos- y en la cabeza la divina mente. ¿Acaso puede el hombre alcanzar lo óptimo con sus propias fuerzas? Debe actuar por sí mismo, pero sólo la sagrada gracia le abocará a un notable desenlace. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com