En el templo de HérculesSalvador González Anaya

En el templo de Hércules

" Ante el altar, ciñendo guerreras armaduras,
ensayan sus combates valientes gladiadores;
atléticos sicambros de bélicos furores
y jónicos efebos de tersas curvaturas.

Alumbran los contornos de plintos y esculturas,
las lívidas antorchas con turbios resplandores;
barbotan los que vencen rugidos y clamores
y fingen los vencidos nerviosas crispaturas.

Arriba, en la penumbra, desnuda y esplendente,
la hermosa hija de Octavio contempla atentamente
la lucha, conteniendo de su lujuria el grito.

Se oprime el pecho... ¡a todos con sed de amor desea!
y mientras, como leona celosa, espumajea,
la ciñe por los flancos su nubio favorito. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com