Wild Geese (fragmento)Martha Ostenso

Wild Geese (fragmento)

"Mi vida transcurrió durante algún tiempo más al norte, apenas siendo un niño formé parte de una misión con uno de los sacerdotes y posteriormente después de haberme hecho un poco mayor -le dijo Mark. Ésa es mi idea de un país. Si realmente existe un dios, me imagino que es justo allí donde permanece sentado mientras piensa. El silencio es horrible. Sientes que la inmensidad transcurre de forma imperceptible. Te hallas al arbitrio de un cielo eterno -luz y tiniebla-, de interminables llanuras nevadas, de unos pocos abetos, quizás incluso una colina o un arroyo congelado. Y la figura humana semeja totems -figuras de madera con misteriosas leyendas grabadas que nunca podrán ser descifradas. La austeridad de la naturaleza minimiza la propensión externa del impulso vital. Simplemente, pienso, a causa de que no hay una abundancia tal de objetos naturales que permitan al espíritu reaccionar. Después de todo no somos más que el reflejo de nuestro entorno. La vida aquí en Öland puede semejar una negación, pero en realidad sólo es un síntoma derivado de la escasez de objetos naturales externos con semblante de refutación. Estas personas son arrojadas al cenáculo de sí mismos, al habitáculo de sus pasiones, en donde se intensifican atisbos vitales sin expresión externa alguna. Apenas puedes distinguir ningún signo de liberación.
Sí, considero que la vida humana, o al menos lo que entendemos por contacto humano, es igual de estéril y fútil aquí como más al norte, subrayó Lind. La pugna contra las condiciones adversas debe tener el mismo efecto que en última instancia tendría la pasividad. Diríase que el ser humano estaría condenado a ser víctima del desánimo y la extorsión mutua de la propia capacidad humana. No es posible un sentimiento de pertenencia compartida con la tierra y el ganado. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com