Historia de la revolución de Inglaterra (fragmento)François Guizot

Historia de la revolución de Inglaterra (fragmento)

"Ocho días antes de la ejecución de Laud fue definitivamente abolido el rito de la iglesia anglicana, hasta entonces tolerado, y recibió la sanción del parlamento, a petición de la asamblea de teólogos, un libro titulado Dirección del culto público. No ignoraban los jefes del partido que esta innovación encontraría resistencia, y se les daba poco de ello, pensando sólo que para retener un poder vacilante necesitaban de todo el apoyo de los presbiterianos fanáticos, a quienes nada negaban por lo mismo. Los independientes por su parte no perdonaban medio para hacer adoptar en la cámara alta el decreto decisivo; volvían a la carga con peticiones, algunas de ellas amenazadoras, y pedían que los lores y los diputados formasen una sola asamblea. Prescribióse un ayuno solemne para pedir las luces al Señor en tan grave deliberación; ambas cámaras asistieron solas a los sermones que se predicaron aquellos días en Westminster, sin duda para dar más libertad al orador, que Vane y Cromwell habían elegido. Por último, después de mensajes y repetidas conferencias pasaron en cuerpo los diputados a la cámara alta para reclamar la adopción del decreto; pero los lores habían tomado ya su resolución, y fue desechada la medida el mismo día en que se daba tan pomposo paso.
Grande parecía la victoria, y propicio el momento para aprovecharla puesto que se acercaban las negociaciones de Uxbridge. A instancia de los miembros fugitivos que acababan de abrir en Oxford su segunda legislatura, consintió Carlos en dar a las cámaras de Westminster el nombre de parlamento. Pero al mismo tiempo escribía a la reina: «Si hubiese tenido en mi consejo, sólo dos personas de mi parecer, jamás hubiera cedido». Había al propio tiempo nombrado sus comisionados, que casi todos deseaban la paz. Sólo entre los del parlamento había tres, Vane, Saint-John y Prideaux, que estaban por la guerra. El 29 de enero llegaron los negociadores a Uxbridge, animados de rectas intenciones y llenos de esperanza. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com