El pan (fragmento)Manuel Fernández Mota

El pan (fragmento)

"Se sintió el hombre solo, abandonado, desnudo,
caído en la pobreza del desierto,
defendiendo parcelas de sombras y raíces.
Alzaba su estatura entre surcos y lobos.
Taladraron sus ojos las nubes,
avizorando noches y tormentas.
Se maduró su corazón de mora,
y pedía un bocado a la tierra, a los campos,
a las riberas húmedas y heridas.
Trituró rocas, desbrozó laderas, desaguó valles,
y las navas de umbrías levantó con su arado.
Los granos caerían sobre la tierra niña;
se apretarían los surcos calientes de sudores,
de sueños y de plumas.
Vendrían las tronadas, las ventiscas, los sudarios del hielo;
vendrían los lamentos, las oraciones de humildad,
la orfandad de las noches,
las velas encendidas a los muertos.
Y vendrían los llantos, y el pago de los diezmos
y las primicias, y las ofrendas.
Pero ya estaba allí. Era la espiga,
la espiga en vertical viento de luz.
Ya todo se cubría
con el tul encendido de la llama y la brisa.
Todo en un mar de oro, todo un monte de ascuas,
todo una cordillera encendida y amada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com