Mito y sociedad en la Grecia Antigua (fragmento)Jean-Pierre Vernant

Mito y sociedad en la Grecia Antigua (fragmento)

"En particular, nada puede obtenerse de la etimología de la palabra ayos; y el doblete ayos-ayos, que, al subrayar la unión de lo impuro y lo sagrado, parece establecer el origen propiamente religioso de la noción de contaminación, no existe en realidad.
Es, pues, necesario atenerse a los textos e interpretarlos sin ideas preconcebidas sobre lo que pudo ser una religión griega primitiva. Ahora bien, precisamente en Homero la contaminación es algo absolutamente real. Es una suciedad, una mancha material de sangre, barro, grasa o sudor. Se lava con agua. El hombre es puro cuando está limpio. No existen más manchas que la suciedad. La limpieza física desborda, por otra parte el dominio del cuerpo. La mancha que lo ensucia mancilla al individuo y lo afea: afecta a su ser íntimo y a su persona social y moral. Le prohíbe también entrar en contacto con los dioses: el hombre debe lavarse antes de los actos del culto. Pero L. Moulinier no parece ver en esta obligación religiosa más que un rasgo de cortesía hacia los seres divinos. Sin embargo, señala que Homero distingue dos clases de lavatorio, uno de los cuales, de carácter ritual, con agua lustral, está destinado, según un escolio «a hacer al hombre tan semejante a un dios como sea posible». ¿No será que la limpieza física se presenta de entrada como un valor religioso? El autor no parece pensarlo: esencialmente, la búsqueda de la limpieza revela para él una preocupación por la higiene. En su opinión, el testimonio de Hesíodo confirma el de Homero. La enumeración en los Trabajos de múltiples prohibiciones rituales, próximas en su pintoresquismo a la religión popular, se inspira en el mismo estado de ánimo positivo: para abordar a la divinidad, el hombre debe desprenderse, mediante un lavado y una limpieza, de la suciedad física. Sencillamente, en Hesíodo, esta limpieza cultual toma un valor más claramente moral, como testimonio de obediencia a la voluntad de los dioses. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com