Viaje a la América septentrional (fragmento)François Jean de Chastellux

Viaje a la América septentrional (fragmento)

"Me van a permitir la ligereza de referirme a un hombre que aún no ha cumplido los cuarenta, de rostro suave y agradable, adornado con la gracia de una inteligencia y conocimiento polímato; un americano que, sin haber salido de su propio país, es músico, dibujante, geómetra, astrónomo, filósofo naturalista, jurista y estadista y politólogo; un senador de los Estados Unidos de América que estuvo sentado durante dos años en aquel famoso Congreso que provocó la Revolución; un gobernador de Virginia, que fue adalid en el difícil paso por esta estación durante las invasiones de Arnold, Phillips y Cornwallis y, finalmente, un filósofo que se retiró del mundo y de los negocios y vicisitudes de índole pública porque le encantaba el mundo sólo en la medida en que pudiera sentirse realmente útil.
[...]
La visita que pude hacerle no fue inesperada, dado que hacía ya tiempo que me había cursado invitación para pasar unos días en su compañía, es decir en medio de las montañas. Sin embargo en un primer momento su trato fue grave e incluso distante, pero apenas hubieron transcurrido dos horas me sentí como si lleváramos toda la vida juntos. Caminar, leer en la biblioteca y sobre todo su variada conversación me resultaron ocupaciones extremadamente interesantes, siempre sostenidas por la dulce satisfacción de dos seres humanos que, al comunicarse sus sentimientos y opiniones mutuas, se entienden desde el primer indicio y cuatro días me parecieron sólo cuatro minutos. Ningún tema había escapado al escrutinio del Sr. Jefferson y en efecto parecía que desde su juventud había erigido su mente, como su propia casa, en una cúspide elevada desde la que pudiera contemplar todo el universo.
[...]
Podemos afirmar con total rotundidad y sin el menor género de dudas que el Sr. Jefferson es el primer estadounidense que ha consultado las bellas artes para hallar un lenitivo y un refugio contra el envés del devenir temporal. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com