Una callePedro Luis de Gálvez

Una calle

"Calle mal empedrada, sucia, estrecha y torcida.
Los perros y las viejas, calentándose al sol.
Una posada equívoca se ofrece en un farol.
La taberna. El barbero. Huele a cosa podrida.

Los renegridos muros, llenos de cicatrices.
En algunas ventanas, puesta a secar la ropa:
cuelga una falda negra que parece una hopa.
Albergue de ladrones, vagos y meretrices.

Los chiquillos, desnudos, se arrastran por el lodo:
"El Bengala", "El Pasmao"... Todos tienen apodo.
Un coche de tercera*, negro y trágico, pasa,

con la cruz en lo alto, los "pitejos" y el muerto:
los baches y las piedras le hacen andar incierto,
como borracho alegre que no encuentra su casa. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com