La viuda embarazada (fragmento)Martin Amis

La viuda embarazada (fragmento)

"Metió la carta en el sobre y dejó este entre las páginas de Jane Eyre, tres páginas antes del final.
De forma vaga, sin ser instado por ella, la idea fue fraguando hasta convertirse en una certeza. Todo lo que tenía que hacer, de allí en adelante, era mantener la boca cerrada. Todo lo que tenía que hacer, de allí en adelante, era no hacer nada.
Se sentó en la fuente femenina, hacia las cinco y cuarto, mientras Lily estaba en la bañera.
En los mitos, bellezas afligidas o aberrantes podían transformarse en diversas cosas y seres. En una flor, un pájaro, un árbol, una estrella, una estatua que llora…, o una fuente. La fuente, en el centro del patio, tenía sus propias medidas: aproximadamente 2 metros, 30 centímetros; 110-45-120. En el cuenco o pila más alta había agua retenida, que se desbordaba y caía hasta la cintura, y volvía a caer hacia las caderas. El cambio de forma de mujer a ornamento vivo parecía haber tenido lugar muy recientemente; pero esta era la fuente en la que Frieda Lawrence se había apoyado cincuenta años atrás. Keith había llevado un libro. Pero no lo abrió. Se quedó sentado allí, junto a la fuente femenina, y aguardó. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com