El hombre de genio y la melancolía (fragmento) Aristóteles

El hombre de genio y la melancolía (fragmento)

"De igual modo ocurre con las athymías de nuestra vida cotidiana. A menudo, en efecto, nos hallamos sumidos en un estado de aflicción; ¿por qué motivo? No sabríamos decirlo. Otras veces, por el contrario, nos sentimos euthymicos, pero la razón no resulta clara. Seguramente, aflicciones semejantes y aquellas llamadas superficiales afectan en mayor o menor medida a todo el mundo, pues en la mezcla de cada cual se halla un poco del poder [de la bilis negra]. Pero a aquellos a quienes les afecta en lo profundo de sí mismos, éstos ya son tales por carácter. En efecto, de la misma manera que los individuos difieren en su aspecto, no porque tengan rostro, sino por el tipo de rostro—unos lo tienen hermoso, otros feo, otros carecen de todo rasgo excepcional; éstos últimos tienen una naturaleza media—, así también aquellos que no poseen más que una pequeña parte de una mezcla tal son medios, mientras que aquellos que poseen una gran cantidad son ya diferentes a la mayoría. Si el estado de la mezcla es del todo concentrado, son extremadamente melancólicos; pero si la concentración se halla un poco atenuada da lugar a los seres excepcionales. Pero son proclives, a nada que se descuiden, a las enfermedades de la bilis negra, en una u otra parte del cuerpo según los individuos.
En uno aparecen manifestaciones de epilepsia; en otros de apoplejía; en otros fuertes athymías o terrores, o incluso estados de confianza excesiva, como le ocurrió a Arquelao, el rey de Macedonia. La causa de un poder tal58 es la mezcla, la manera en que participa del frío y del calor. Pues, cuando resulta demasiado fría para la ocasión, provoca dystbymías sin razón. Por ello los suicidios por ahorcamiento se dan sobre todo entre los jóvenes, pero también a veces entre los viejos. Muchos se suicidan después de haber bebido. Algunos melancólicos continúan athymicos después de haber bebido. Pues el calor del vino apaga el calor natural. El calor que afecta al lugar con el que pensamos y tenemos esperanza le vuelve a uno euthymico. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com