Final de partida (fragmento)Samuel Beckett

Final de partida (fragmento)

"HAMM: Conocí a un loco que creía que había llegado el fin del mundo. Pintaba. Lo apreciaba. Solía ir a visitarle al asilo. Lo cogía de la mano y lo conducía hasta la ventana. ¡Mira! ¡Allí! ¡Cómo crece el trigo! ¡Y allí! ¡Mira! ¡Las velas de los pescadores! ¡Qué belleza! (Pausa.) Se desasía de mi mano y regresaba a su rincón. Asustado. Sólo había visto cenizas. (Pausa.) Sólo él se había salvado. (Pausa.) Olvidado. (Pausa.) Parece que el caso no es… no era tan… tan insólito.
CLOV: ¿Un loco? ¿Cuándo?
HAMM: Oh, hace mucho, mucho. Todavía no habías nacido.
CLOV: ¡Qué tiempos aquéllos!
(Pausa. Hamm se quita el solideo.)
HAMM: Lo apreciaba. (Pausa. Vuelve a encasquetarse el solideo. Pausa.) Pintaba.
CLOV: Hay tantas cosas terribles.
HAMM: No, no, ya no hay tantas. (Pausa.) Clov.
CLOV: Sí.
HAMM: ¿No crees que esto ha durado demasiado?
CLOV: Sí. (Pausa.) ¿Qué?
HAMM: Es… este… asunto.
CLOV: Siempre lo pensé. (Pausa.) ¿Tú, no?
HAMM (melancólico): Entonces, es un día como otro cualquiera.
CLOV: Mientras dure. (Pausa.) Toda la vida las mismas sandeces.
(Pausa.)
HAMM: No puedo abandonarte.
CLOV: Lo sé. Y no puedes seguirme.
(Pausa.)
HAMM: Si me abandonas, ¿cómo lo sabré?
CLOV (animado): Pues bien, tú tocas el silbato y si no acudo es que te habré abandonado.
(Pausa.)
HAMM: ¿No te despedirás de mí?
CLOV: Oh, creo que no.
(Pausa.)
HAMM: Pero bien pudiera suceder que te hubieras quedado muerto en la cocina.
CLOV: Daría lo mismo.
HAMM: Sí, ¿pero cómo sabría yo que simplemente habías muerto en la cocina?
CLOV: Bueno… acabaría por apestar.
HAMM: Ya apestas ahora. Toda la casa huele a cadáver.
CLOV: Todo el universo.
HAMM (colérico): ¡Me cago en el universo! (Pausa.) Piensa algo.
CLOV: ¿Cómo?
HAMM: Una señal, una señal. (Pausa. Colérico.) ¡Una fórmula!
CLOV: Ah, bueno. (Empieza a andar de arriba abajo, la mirada baja, las manos a la espalda. Se detiene.) Me duelen las piernas, es increíble. Pronto no podré seguir pensando.
HAMM: No podrás abandonarme. (Clov reanuda el paso.) ¿Qué haces?
CLOV: Pienso una fórmula. (Anda.) ¡Ah!
(Se detiene.)
HAMM: ¡Qué pensativo! (Pausa.) ¿Y?
CLOV: Aguarda. (Se concentra. No muy convencido.) Sí… (Pausa. Más convencido.) Sí. (Levanta la cabeza.) Ya está. Pongo el despertador.
(Pausa.)
HAMM: Quizá no tenga un día muy brillante, pero…
CLOV: Tocas el silbato. No acudo. Suena el despertador. Estoy lejos. No suena. Estoy muerto.
(Pausa.)
HAMM: ¿Funciona? (Pausa. Impaciente.) El despertador, ¿funciona?
CLOV: ¿Por qué no iba a funcionar?
HAMM: Porque ha funcionado demasiado.
CLOV: Pero si casi no ha funcionado.
HAMM (colérico): ¡Pues por haber funcionado demasiado poco! "



El Poder de la Palabra
epdlp.com