Dónde la noche y la alborada terminanSalvador Pérez Valiente

Dónde la noche y la alborada terminan

"(...) La luz sobre el miedo de los niños insomnes,
de los cuartos cerrados, sobre la congoja,
la amorosa esperanza de una muchacha
por primera vez manchada de sangre.
El misterio de los bancos en la madrugada,
de las huchas sin sonido,
de los tinteros vacíos,
de las cartas empezadas apenas.
(...)
Fingído mediodía de un paisaje,
de una anécdota en llamas que las estrellas ignorarán.
Más a veces ocurre que sobre el mar sobre la noche,
en los perdidos caminos, alguien,
por un silencio al que todos los muertos se asoman,
parece llorar mansamente.
Y es entonces la luz eterna hoguera, glorioso incendio
dónde cada mañana empieza el mundo,
que amenaza, tan puro como nunca, el oscuro pasado,
la triste sabiduría de un solitario corazón. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com