Reflexiones sobre el exilio (fragmento)Edward Said

Reflexiones sobre el exilio (fragmento)

"Quizá fui demasiado impaciente, demasiado inoportuno e insistente con Pontecorvo. Me presenté en la puerta de su casa con la más escasa de las presentaciones con el fin (debió de haber parecido) de molestarlo con preguntas de hace veinte años o de sermonearle acerca de lo que debería estar haciendo ahora. Hombre huidizo y no obstante curiosamente atractivo, me brindó, creo yo, una serie de paradojas que pueden subyacer en el corazón de su largo silencio cinematográfico tras La batalla de Argel y Queimada. Atenazado por pasiones políticas indomables, las sublima por completo en imágenes y música. Intelectual con firmes asideros en la teoría y la argumentación, no tolera la presencia explícita de ninguna de ambas cosas en sus películas. Hombre cuyo gusto estético es fanáticamente preciso, al parecer se las arregla para hacer el suficiente trabajo televisivo de pacotilla para mantenerse económicamente a flote. Entiende y ha encarnado mejor que nadie en el cine el contrapunto narrativo de pueblos e historias, aunque no parece deseoso de ampliar la mirada de sus películas en el presente. ¿Estaba acaso Pontecorvo hablando de sí mismo cuando describía el abandono de la política prevaleciente en el mundo actual? "


El Poder de la Palabra
epdlp.com