Reino del espíritu y Reino del César (fragmento)Nikolái Berdiáyev

Reino del espíritu y Reino del César (fragmento)

"La literatura rusa del siglo XIX fue una literatura concebida como un servicio y una enseñanza. Resulta divertido contemplar que en la literatura francesa contemporánea, l´engagement es considerado como una novedad. En sus artículos sobre literatura, Sartre dice lo que los críticos Tchernychevsky, Dobrolubov, Pissarev, decían en Rusia alrededor de 1860; solo que él lo expresa de una forma un poco más refinada. En fin de cuentas, se vuelve, en lo que se refiere a la cultura y a la literatura, al clásico punto de vista del marxismo. La élite cultural vive una crisis muy grave y está expuesta a desaparecer en el movimiento social de masas de nuestro tiempo. Ya he tratado más de una vez de ello. El aislamiento, el orgullo, el desdén, tiene que llevar a la perdición. Solo la conciencia del servicio cumplido puede traer la salvación. El genio expresa el destino del pueblo y, en su más alto grado, el destino del hombre y del mundo. Pero existe él peligro opuesto; el peligro de adaptación y de pérdida de libertad. Ante todo, y por encima de todo, el creador debe conservar su libertad de creación.
Únicamente gracias a esta libertad puede servir al pueblo y expresar su destino. El individualismo aislado y el colectivismo mecánico orientado hacia la producción son igualmente falsos. El vocablo colectivismo debiera ser proscrito totalmente. Ya veremos más adelante que el colectivismo no es más que una caricatura del comunitarismo. El comunitarismo es siempre libre, el colectivismo es siempre forzado. No puede admitirse que la cualidad de la creación sea rebasada en nombre de la cantidad. La tarea de los creadores de cultura no debe ser la adaptación humillante al movimiento social de masas, sino el ennoblecimiento de este movimiento, la introducción en su seno del principio aristocrático de la cualidad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com