El tercer hombre (fragmento)Graham Greene

El tercer hombre (fragmento)

"Ignoraba, naturalmente, que estaba en su casa porque esa noche no había función en el Josefstadt, a menos que también hubiera retenido eso en su memoria después de leer los carteles. En todo caso estaba en su casa, si es que uno puede expresarse así al hablar de una mujer solitaria, sentada en un cuarto sin fuego, donde la cama está disfrazada de diván, mirando distraídamente las páginas escritas a máquina de algún papel, desparramadas sobre una mesa coja, mientras sus pensamientos la arrastraban lejos de esos objetos. Martins dijo con torpeza (y nadie, ni siquiera Rollo, hubiera podido decir hasta qué punto esa torpeza formaba parte de su táctica):
—Vine para saludarla al pasar…
—¿Al pasar? ¿Para ir adónde?
Había tenido que caminar durante media hora para venir del Inner Stadt hasta los confines de la zona inglesa, pero siempre tenía una respuesta a mano.
—Bebí demasiado whisky con el coronel Cooler. Necesitaba caminar y por casualidad me encontré en este barrio.
—No tengo nada que darle de beber. Salvo té. Me queda un poco en el paquete.
—No, gracias. Usted está ocupada —dijo mirando las hojas mecanografiadas.
—No consigo ir más allá de la primera frase.
Martins tomó una hoja y leyó: «Entra Luisa:
LUISA: He oído llorar a un niño».
—Puedo quedarme un momento —dijo con una suavidad que venía de Martins más que de Rollo.
—Quisiera que se quedara.
Se dejó caer en el diván, y mucho tiempo después me contó (pues los enamorados hablan y reconstruyen los menores detalles si encuentran alguien que los escuche) que en ese momento la vio verdaderamente por segunda vez. Estaba de pie, tan turbada como él; llevaba un viejo pantalón de hombre, de franela, mal zurcido en los fondillos. Se erguía, las piernas abiertas sólidamente pegadas al suelo, como si estuviera resuelta a resistir a un adversario, sin perder terreno. Su silueta era corta, maciza y había puesto de lado su gracia, cuidadosamente, para el solo uso profesional. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com