Emilia Galotti (fragmento)Gotthold Ephraim Lessing

Emilia Galotti (fragmento)

"Marinelli.—¡Oh, qué furiosa estaba la madre! ¡Ja, ja, ja!
El príncipe.—¿Se ríe?
Marinelli.—Si usted hubiera visto, príncipe, lo enfurecida que se ha puesto la madre, aquí, en esta sala... ¡Ya ha debi­do de oír sus gritos! Y se ha tranquilizado de golpe cuan­do le ha visto a usted... ¡Ja, ja! Sé perfectamente que no hay madre que quiera arrancar los ojos a un príncipe, por­que éste encuentre bonita a su hija.
El príncipe.—¡Es usted un mal observador! La hija ha caí­do desmayada en brazos de su madre. Por eso se ha olvi­dado de su rabia, no por mí. Por respeto a su hija, no a mí, no ha alzado la voz, no ha dicho más claramente... lo que yo mismo prefiero no haber oído ni entendido.
Marinelli.—¿A qué se refiere, señor?
El príncipe.—¿Para qué fingir? Hablemos claro. ¿Es cierto o no es cierto?
Marinelli.—¡Y aunque lo fuera!
El príncipe.—¿Aunque lo fuera? Luego, ¿es cierto? ¿Está muerto? ¿Muerto? (Amenazante.) ¡Marinelli! ¡Marinelli!
Marinelli.—¿Y bien?
El príncipe.—¡Por Dios! ¡Por el Dios justiciero, que yo soy inocente de esta sangre! Si me hubiera dicho antes que esto le costaría la vida al conde... ¡No, no! ¡Aunque me hu­biera costado mi propia vida!
Marinelli.—¿Si se lo hubiera dicho antes? ¡Como si su muerte hubiera estado en mi plan! Le había recomendado encarecidamente a Angelo que evitara cualquier daño a nadie. Todo habría sucedido sin la menor violencia, si el conde no se hubiera permitido iniciarla. Fue él quien mató a uno de un tiro sin rodeos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com