Los Watson (fragmento)Jane Austen

Los Watson (fragmento)

"Emma y la Sra. Blake se despidieron como viejas amigas, y Charles le estrechó la mano y le dijo adiós al menos doce veces. La Srta. Osborne y la Srta. Carr le hicieron una rápida reverencia al pasar junto a ella, y hasta lady Osborne le lanzó una mirada complacida. Cuando los demás hubieron salido de la habitación, lord Osborne regresó y, rogándole que «le disculpara», se puso a buscar en el banco junto a la ventana, detrás de ella, los guantes que llevaba claramente en la mano. Puesto que nadie volvió a ver a Tom Musgrave, podemos suponer que llevó a cabo su plan e imaginarlo triste y solo, mortificándose con su ración de ostras, o ayudando gustosamente a la patrona a preparar más ponche para los alegres bailarines del piso de arriba. Emma no pudo evitar echar en falta al grupo que la había distinguido, aunque no siempre de forma agradable. Las dos piezas que siguieron y con las que concluyó el baile resultaron bastante insulsas en comparación con el resto. Fueron de los últimos en retirarse, pues el Sr. Edwards había sido afortunado en el juego.
[...]
Era evidente que había disfrutado mucho de la velada, y el Sr. Edwards fue tan efusivo como ella al elogiar el esplendor, la brillantez y la animación de la fiesta, aunque, puesto que él no se había movido de la misma mesa en el mismo cuarto, y apenas había cambiado una vez de silla, su opinión pudiera parecer poco fundada. Pero había ganado cuatro partidas de cinco, y todo había resultado bien. Su hija se vio favorecida por el buen humor de su padre en el curso de la conversación que siguió a la tan deseada sopa. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com