Mémoires du Maréchal de Villars (fragmento)Charles-Jean-Melchior de Vogüé

Mémoires du Maréchal de Villars (fragmento)

"El príncipe de Schwartzemberg, gran maestro de la emperatriz, consideraba la figura del marqués de Villars en la medida de una fácil apertura hacia un específico enlace con el reino de España. De la misma idea era el obispo de Passau, poco tiempo después cardenal. Pero las órdenes explícitas del marqués solamente se supeditaban a informar al monarca fielmente en lo referente a aquella misión que se le había encomendado.
Poco tiempo después, el conde de Kimsky, a la sazón primer ministro, dispuso para él la cámara del emperador, manifestando entusiásticamente que «Nosotros hemos de ser los mejores amigos». El marqués de Villars respondió apenas con dos palabras: «No será por causa mía». Y el conde Kimsky le rogó que fuera paciente. Esta breve alocución del ministro era mucho más importante que los largos discursos pronunciados por el príncipe de Schwartzemberg y el prelado de Passau. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com