Apóstoles y terroristas (fragmento)Vera Broido

Apóstoles y terroristas (fragmento)

"Había escuchado que Bogolyubov había sido cruelmente azotado hasta que había parado de gemir... que los soldados habían irrumpido en las celdas y arrastrado a los indefensos presos en medio de las inútiles protestas. Además, muchos de aquellos prisioneros llevaban recluidos en aquella Casa de Detención Preliminar entre tres años y tres años y medio, habiendo extraviado su cordura o habiéndose asesinado mutuamente... Todo esto se me antojaba ser más bien propio de una terrible e ignominiosa indignación más que de un acto punitivo. Sentía que este tipo de situaciones no debería ser sufrida sin ulteriores consecuencias. Decidí, incluso a costa de poder ocasionar mi propia ruina, que la degradación política de la personalidad humana no podía ser infligida con semejante impunidad. No podría encontrar otro modo de concitar la atención en relación a todo lo que había acontecido... Es algo terrible alzar una mano contra otro ser humano, pero me vi impelida a ello y disparé sin pretenderlo [inmediatamente hubo de arrojar el arma] temerosa de que pudiera suceder de nuevo, así que arrojó la pistola lejos de sí]
[...]
La joven sintió enormemente el lastre de toda aquella desigualdad, injusticia y opresión y supo que de alguna forma debía verter su amor sobre aquéllos que habían sido injustamente oprimidos. Anhelaban compartir la miserable vida de los seres humildes, a modo de expiación de lo que consideraban meros privilegios, incluido el de la educación. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com