Pecados de la infancia (fragmento)Boleslaw Prus

Pecados de la infancia (fragmento)

"Tales eran mis legítimas convicciones, inculcadas en mi persona por mi progenitor, ya que incesantemente me impelía a amar y honrar a la condesa. Desde luego, si por algún casual me olvidara de estas reglas, sólo tenía que echar un vistazo al interior del gabinete rojo en la oficina destinada a mi padre, donde junto a diversos recibos y notas, había suspendido un látigo de cinco flagelos, personificando los principios del orden social. Para mí aquello constituía una suerte de enciclopedia, cuya visión me recordaba que no debía por motivo alguno desgastar mis zapatos o tirar de las colas de los potrencos, que toda autoridad provenía del Altísimo, etc.
Mi padre trabajaba infatigablemente durante sus jornadas laborales, con impecable honestidad, y su trato resultaba muy sencillo en aquel entonces. Jamás puso un dedo sobre ninguno de los granjeros o sobre la servidumbre, simplemente les gritaba en caso de extrema necesidad. Si era bastante severo conmigo, probablemente tuviera suficientes razones para adoptar tal actitud. Nuestro organista, en cuya caja de rapé alguna vez deslicé eléboro venenoso, a causa de lo cual estuvo estornudando durante la celebración de la misa, en vez de cantar, y tocó también las notas equivocadamente, solía decir que si él hubiera tenido un hijo como yo, sin duda le habría golpeado a menudo en la cabeza.
Claramente recuerdo esa declaración. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com