La zona de interés (fragmento)Martin Amis

La zona de interés (fragmento)

"Boris me dio en un costado con su codo acolchado. El 9 de noviembre de 1923 tuvo lugar el grotesco fiasco del Putsch en la cervecería de Baviera. En esa fecha, un contingente heterogéneo de unos mil novecientos oradores demagógicos y holgazanes, bichos raros y parásitos, militares amargados, gañanes ávidos de poder, seminaristas desilusionados y tenderos arruinados (de todo tipo y condición, de toda edad, todos armados y ataviados de mala manera con uniformes pardos, que habían aportado cada uno de ellos dos mil millones de marcos, lo que, en aquel entonces, equivalía a tres dólares y cuatro o cinco centavos) se reunieron en el interior y las inmediaciones de Burgerbraukeller, cerca de la Odeonplatz de Múnich. A la hora convenida, encabezados por un triunvirato de celebridades excéntricas (el dictador militar de facto de 1916-918 Erich Ludendorff, el as de la Luftwaffe al modo de Biggles, Hermann Göring, y, en la vanguardia, el jefe del NSDAP, el inflamado cabo austríaco), surgieron del sótano e iniciaron su avance hacia el Feldherrnhalle, en lo que habría de ser el primer paso de la marcha revolucionaria sobre Berlín.
[...]
La nieve parda llevaba tiempo haciéndose más fina, y ahora, de pronto, silenciosamente, había cesado por completo. Doll alzó la mirada al cielo y sonrió con gratitud. Y luego, en el transcurso de unos cuantos latidos, pareció flaquear, fatigarse; fatigarse y envejecer. Cayó hacia delante y rodeó el atril desmañadamente con los brazos.
[...]
De nuevo miré hacia la izquierda, y entré en un contacto nefasto con los ojos de Hannah. Ella reorientó la mirada hacia delante, con una mano, enguantada en su mitón, asida a la nariz. Durante el siguiente lapso de tiempo batallé urgente y vigorosamente contra la opresión que sentía en el pecho, tratando de no seguir la voz de Doll que, intoxicada y resbaladiza, seguía hablando de medallas, anillos de sello, blasones, broches, antorchas, cánticos, votos, juramentos, ritos, planes, criptas, relicarios. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com