Teoría de la valoración (fragmento)John Dewey

Teoría de la valoración (fragmento)

"Así pues, y considerando en adelante únicamente la parte de la explicación que posee significado empírico, a saber, la existencia de actividades orgánicas que provocan determinadas respuestas en otros y que son susceptibles de emplearse con intención de provocarlas, las siguientes afirmaciones pueden darse por seguras: los fenómenos en cuestión son sociales, donde «social» significa simplemente que existe una forma de comportamiento que tiene la naturaleza de una interacción o transacción entre dos o más personas. Este tipo de actividad interpersonal existe allí donde un individuo —como puede ser una madre, o una enfermera— trata un sonido que otro emite en conexión con una conducta orgánica más amplia como un signo, y responde a él en su condición de tal en lugar de reaccionar a su modo de existencia primario. La actividad interpersonal es aún más evidente cuando ese caso de conducta personal orgánica tiene lugar a los efectos de suscitar un determinado tipo de respuesta en otras personas. Así pues, si seguimos a nuestro autor en ubicar las expresiones valorativas donde él las sitúa, llegamos a la conclusión, una vez efectuada la necesaria eliminación de la ambigüedad de «expresión» y de la irrelevancia de «sentimiento», de que las expresiones valorativas tienen que ver con, o están involucradas en, las relaciones conductuales de unas personas con otras. Tomados como signos (y, a fortiori, cuando se usan de esa manera), los gestos, posturas y palabras son símbolos lingüísticos. Dicen algo y tienen la naturaleza de proposiciones. Tomemos, por ejemplo, el caso de una persona que adopta la pose característica de un enfermo y que emite los sonidos que normalmente corresponderían a alguien en ese estado. En tal caso, el que la persona esté realmente enferma e incapacitada para el trabajo, o bien esté fingiendo, constituye un objeto legítimo de indagación. Dependiendo de las conclusiones obtenidas a resultas de las averiguaciones que se realicen, las respuestas conductuales que se «provocarán» en otras personas serán sin duda de tipos muy diferentes. El objetivo de la investigación es determinar qué cosas empíricamente observables son las que de hecho ocurren; no versa sobre «sentimientos» internos. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com