Vortice (fragmento)Alfredo Oriani

Vortice (fragmento)

"En el porche ligeramente curvado entraba una luz tenue; dos guardias de seguridad estaban apoyados en la última columna de la plaza, que, atrapados a esa hora entre la doble logia y sobre esa oscuridad parecían diminutos. Sus faroles blancos por encima de las columnas delgadas de hierro fundido, no conseguían iluminar el pavimento de la noche; eran ocho en ambos lados, y su luz era poco más que un halo alrededor de sus gafas. A pesar de que era medianoche, los dos grandes cafés todavía estaban abiertos, aunque no los traspasaba nadie. Subiendo hacia la catedral se dibujaba una sombra oscura en la lividez blanquecina de la escalera de granito, un nueva obra, en la que la ciudad se había hablado y gastado demasiado; junto a la catedral, casi enfrente de la cafetería, de la que el abogado había salido último, la fuente monumental, prisionera en lo alto de la barandilla con las bolas de latón, mantenía el zumbido tenue de los dos caños que caían en los canales de mármol blanco, colocados uno contra el otro fuera de la puerta. El cielo estaba oscuro, con pocas estrellas y una tenue niebla, el aire diáfano y humedecido no calentaba lo suficiente en los primeros días cálidos de la primavera. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com