La esclavitud moderna (fragmento)Félicité Robert de Lamennais

La esclavitud moderna (fragmento)

"La servidumbre, originariamente, comprendía también a los habitantes de las ciudades, donde se aglomeraba la población industrial y comercial. La necesidad que de ella había, el provecho que las clases privilegiadas sacaban de su trabajo, los medios que su riqueza, difícil de absorber sin secar su fuente, le ofrecían para procurarse a precio de oro las inmunidades, que eran objeto de sus ardientes deseos, cambiaron poco a poco su condición hasta la época en que comenzó esa tenaz y gloriosa lucha, que dio por fruto la emancipación de los comunes: porque la libertad necesita ser conquistada, nunca es concedida voluntariamente; y es de notar que universalmente se ha debido a los generosos esfuerzos del artesano, siempre el primero en reclamarla y morir por ella.
Esta revolución, que lo fue sin duda, y más grande de lo que entonces podía sospecharse, constituyó propiamente la tercera clase o el tercer brazo del Estado; y habiendo variado las relaciones recíprocas de las diferentes clases, la palabra pueblo cambió igualmente de significación. Hasta entonces el pueblo era casi únicamente el siervo. Colocado como una base inerte en la grada inferior de la sociedad, soportaba todo su peso; y, no poseyendo ningún derecho, no veía encima de sí más que dueños, y todos sus deberes se reasumían en el deber absoluto de una ciega obediencia. Sólo la religión la elevaba, pero a otra esfera; y a ella fue, al cristianismo, a quien debió el poder salir poco a poco de este abismo de nulidad. Porque el cristianismo le declaraba hijo de Dios, hermano del Cristo, igual a sus opresores en el orden de la naturaleza y en el de la gracia; y esta contradicción entre la fe religiosa y la fe social conducía forzosamente a la consolidación de la fe social o a la abolición de la fe religiosa. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com