Mañanas de la SierraAntonio Porras Márquez

Mañanas de la Sierra

" Surge el crestón, verde oscuro,
de la montaña, en la niebla:
como una esmeralda ingente
que de un ópalo surgiera.

La niebla se prende en gotas,
a las plumas del jilguero,
que se espulga, los diamantes,
sobre el espino-majuelo.

Caprichos de joyería
pone, en las plantas, la niebla...,
El caminante va hundido
en un oriente de perla.

Es, desde el crestón, el valle,
un lago de ajenjo fino;
es el valle, desde el alto,
un ópalo desleído. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com