Cartas a Antonino Augusto (fragmento)Marco Cornelio Frontón

Cartas a Antonino Augusto (fragmento)

"A mi señor Antonino Augusto:
He visto a tus polluelos, cosa que es, desde luego, lo que con mayor gusto puedo yo ver en mi vida, algo tan semejante a ti que no hay nada que lo pueda ser más.
Hice, en efecto, un recorte del viaje hasta Lorio, recorte de un camino peligroso, un atajo de ásperas colinas: sin embargo, no sólo te he visto frente a frente, sino de una forma más completa, sea que me volviese a la derecha o lo hiciese a la izquierda. Pero, gracias a los dioses, están con un color realmente saludable y gritan con fuerza.
Uno tenía en su mano una torta de pan muy blanca, como hijo de rey; el otro, un pan casero, claramente como descendiente de un filósofo. Pido a los dioses que goce de buena salud el sembrador, que la tengan sus sembrados, que estén a salvo sus mieses, que procrea tan semejantes a él.
En efecto, hasta escuché sus vocecillas, tan dulces, tan delicadas, que, no sé por qué, me parecía reconocer en el piar de uno y otro ese timbre tuyo de los discursos, tan agradable, tan límpido.
En este momento, pues, tú, si me descuidas, me vas a encontrar más arrogante, pues tengo a quienes puedo querer en lugar tuyo, no sólo con los ojos sino incluso con mis oídos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com