Vida de Apolonio (fragmento)Flavio Filóstrato

Vida de Apolonio (fragmento)

"Me parece bien, pues, que, lo primero, elevemos una plegaria a los dioses, quienes infundieron en la mente estas decisiones a vosotros y aquéllos; luego, que los tomemos como guías, pues, aparte de los dioses, no podemos recurrir a otro. Hemos de dirigirnos a una ciudad que gobierna tantas partes del mundo habitado, ¿cómo, pues, podría entrar uno en ella, si aquéllos no lo guiaran? Y eso, por hallarse establecida en ella una tiranía tan intransigente, que ni siquiera les está permitido a los sabios serlo. Que a nadie le parezca insensato el aventurarse a un camino del que huyen muchos de los filósofos, pues yo, primero, pienso que nada de cuanto a los hombres atañe llegaría a haber tan terrible como para que el sabio pueda alguna vez sentirse aterrado por ello. Además, no os encomendaría yo la práctica del valor si no comportara peligros. De otro lado, tras haber recorrido tanta tierra como nunca hombre alguno, he visto numerosísimas fieras, árabes e indias, pero esa fiera que llama la gente tirano, no sé ni cuántas cabezas tiene, ni si tiene garras corvas o dientes agudos; aunque se dice que esta fiera es ciudadana y que habita el corazón de las ciudades, y tiene una disposición más feroz que las montaraces y selváticas, en tal medida que, si bien los leones y las panteras a veces, si se les mima, se amansan y cambian sus hábitos, ésta, excitada por los que la acarician, se vuelve más salvaje aún y todo lo devora. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com