Sobre el dominio de los indios y la guerra justa (fragmento)Alonso de la Veracruz

Sobre el dominio de los indios y la guerra justa (fragmento)

"No obstante, conviene advertir que se obre de esta manera para el bien común y con el menor detrimento con que pueda hacerse, y que en aquel bien común se incluya aquel bien particular en el cual está el detrimento. Porque el que haya abundancia de ganados ¿qué importa al indio, que no usa los ganados ni los posee para eso?; el que haya abundancia de trigo ¿qué importa al indio, que tiene su propio grano con el que se alimenta? Parece, pues, que ese menoscabo deberían soportarlo personas particulares cuyo bien particular es aquel bien común. A menos que digamos que el bien de los españoles es el bien de los indios, porque en el hecho de que los españoles, que viven a la española, moren y permanezcan en estas partes consiste el bien de los indios, porque de otra manera éstos decaerían y retrocederían. Supongamos esto, aunque no lo concedamos.
[...]
Si sucede que conviene al bien de todo el pueblo que algunos determinados predios de individuos particulares se vendan, lícitamente son vendidos, aun contra la voluntad de los propios dueños, y lícitamente son comprados por el español, con tal que el importe sea entregado al verdadero dueño.
[...]
De esto se sigue que la venta hecha por medio de los gobernadores de los pueblos a los españoles de algunos campos y predios, para que tengan de donde cosechar granos, sin el consentimiento de sus propios dueños o en contra de su voluntad, con tal de que les queden otras tierras donde puedan hacer sus sementeras, es justa y lícita si se da el importe a su verdadero dueño.
Esto es manifiesto, porque como el bien común de todo el pueblo consiste no sólo en la conservación del mismo pueblo de los indios, sino en la conservación de los españoles que viven en estas partes; y como éstos no pueden conservarse a menos que tengan grano para su alimentación, sembrándolo en las tierras de los indios, esta venta y esta compra son lícitas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com