El reino de Dios está en vosotros (fragmento)León Tolstoi

El reino de Dios está en vosotros (fragmento)

"El poder estatal, incluso si destruye la violencia interna, introduce siempre en la vida de los hombres nuevas violencias que son cada vez mayores a medida que este poder se va perpetuando y reforzando.
Así pues, aunque en un Estado la violencia de las autoridades sea menos visible que la que ejercen los miembros de una sociedad entre sí —esto es porque la violencia estatal no se ejerce mediante la lucha sino mediante el sometimiento—, ésta sigue existiendo, y en mayor medida y con mayor intensidad que antes. Esto no puede ser de otro modo, porque a parte de que el poder corrompe a los hombres, el interés o incluso la aspiración inconsciente de los que ejercen la violencia consiste siempre en debilitar al oprimido lo máximo posible, ya que cuanto más debilitado esté éste, menos esfuerzos serán necesarios para oprimirlo.
Por este motivo, la violencia sobre el oprimido no ha dejado de crecer y crecer hasta llegar al último extremo posible, pero sin matar a la gallina de los huevos de oro. Y si la gallina no aguanta —como es el caso de los indios americanos, los fiyianos o los negros—, la matan, a pesar de las sinceras protestas de los filántropos por este modo de actuar.
La mejor prueba de esto la tenemos en la situación de las clases obreras en nuestro tiempo, que no es otra cosa que gente sometida.
A pesar de todos los fingidos esfuerzos de las clases altas por aliviar la situación de los obreros, todos están subyugados a una férrea ley inmutable, según la cual tienen únicamente lo indispensable para sobrevivir, y así forzarles a tener que trabajar para sus amos, que actúan de hecho como los conquistadores del pasado.
Así ha ocurrido siempre: a medida que se ha ido perpetuando y reforzando el poder establecido, éste ha dejado de serle útil a aquellos que se sometieron a él, y en cambio sus desventajas han sido cada vez mayores. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com