Mistress Branican (fragmento)Jules Verne

Mistress Branican (fragmento)

"De todos modos, y mientras el Parlamento expedía el decreto, lo mejor era ir matando conejos por el camino y comérselos. Así quedarían menos en Australia; y, verdaderamente, su caza no requería un gran trabajo. En cuanto a los demás animales que se encontraban no hubieran podido servir para la alimentación. Viéronse algunos mamíferos de una especie particular, y de los más interesantes para los naturalistas. Uno de ellos era un equidna, de la familia de los monotremas, de hocico en forma de pico, con labios córneos, el cuerpo erizado de púas como un erizo, y cuyo principal alimento se compone de insectos, que pilla con su lengua filiforme, y que saca fuera de su madriguera. El otro era un ornitorrinco, con mandíbulas como el pato, pelo de color ocre que cubre un cuerpo deprimido, de un pie de largo. Las hembras de estas dos especies ofrecen la particularidad de ser ovovivíparas: ponen sus huevos y amamantan a las crías.
Un día, Godfrey, que se distinguía entre los cazadores de la caravana, mostróse muy contento por haber visto y tirado a un iarri, especie de canguro, de aspecto salvaje, que, no habiendo sido más que herido, consiguió refugiarse en las cercanas espesuras. Godfrey no tuvo gran pena de ello, porque, según Tom Marix, el único provecho de este mamífero estriba en la satisfacción de cogerlo, por la dificultad de hacerlo, y no en sus propiedades comestibles. Lo mismo aconteció con un bungari, animal de gran talla, de pelo negruzco, que se introduce entre las altas ramas como los marsupiales, agarrándose con sus uñas de gato y balanceando su larga cola. Esencialmente noctámbulo, se oculta tan diestramente entre las ramas que es muy difícil encontrarlo.
Tom Marix hizo observar que el bungari es una excelente pieza, de carne muy superior a la del canguro, cuando se hace asar en las brasas. Sintióse mucho no poderlo experimentar, máxime cuanto que era muy probable que los bungaris no volviesen a presentarse a medida que la caravana se fuese aproximando al desierto. Evidentemente, avanzando hacia el oeste, se verían obligados a vivir de sus propios recursos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com