La guerra de la independencia (fragmento)Miguel Artola Gallego

La guerra de la independencia (fragmento)

"Durante los doce meses de estancia en Sevilla, la guerra se caracterizó por la diversidad de los espacios donde se luchaba y por la pluralidad de los mandos. La persecución de las tropas británicas situó a tres cuerpos de ejército franceses en Galicia, a los que el emperador asignó dos objetivos incompatibles: pacificar este reino y derrotar a los británicos, una misión que no tenía en cuenta el desembarco en Lisboa del ejército de Wellesley, que tenía la orden de defender Portugal. Las tropas del marqués de La Romana eran insuficientes para impedir los movimientos de Soult, y fueron las guerrillas las que le obligaron a retirarse para enlazar con las tropas que cubrían el camino de Madrid. La Junta Central levantó, vistió y armó convenientemente ejército tras ejército, pero sus mandos no supieron inspirar la disciplina en el combate, faceta en la que destacó Wellesley. Buscó en el cambio de mando la capacidad de movimiento necesaria para resistir sin caer en la dispersión. En la Corona de Aragón la lucha se centró en los sitios de Zaragoza y Gerona. La derrota de Ocaña, notable por la cantidad de prisioneros españoles, determinó la ocupación de Andalucía y la disolución de la Junta Central.
Las campañas de 1809 se movieron en espacios separados que impedían la unidad de acción. La concentración de varios
ejércitos franceses en La Coruña determinó su utilización en Portugal contra Wellesley, en tanto la penetración de Ney en Asturias respondía a la idea de la pacificación. La iniciativa de la Junta Central se manifestó en el envío de sucesivas expediciones para ocupar la Corte. Los sitios de Zaragoza y Gerona consumieron los recursos franceses al otro lado de la cordillera Ibérica. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com