La extraña historia del Dr. Bonhomet (fragmento)Auguste Villiers de L´Isle

La extraña historia del Dr. Bonhomet (fragmento)

"Los ataques de angustia se habían vuelto crónicos. Tanto revolvió con sus dolencias en la Facultad de París, que una de nuestras eminencias, para deshacerse de sus instancias, le había aconsejado la «leche humana» como paliativo, si no como sedante incluso.
La idea de esta medicación, por anodina que la prejuzgara, había hecho sonreír de un modo especial a Bonhomet. Trasladándose entonces al departamento de nodrizas más en boga, su elección tras un meditado examen se fijó en una fuerte y lujuriante nativa de Caux, con una inmensa cofia, con una delantera tersa y colgante hasta el suelo; enseguida se la había llevado en su carroza, al galope, a su casa.
Allí, tras guiarla en silencio, a través del laberinto de los vastos salones interminables, desiertos y crepusculares, con lámparas eternamente envueltas en velos de gasa, con muebles siempre disimulados bajo fundas polvorientas, llegó a un tercer salón; la nodriza tuvo miedo y preguntó, con una voz inquieta: «¿dónde estaba el niño?»
Taciturno, tocando el órgano, con los ojos hacia el techo y dejando caer sus cejas en un triángulo quejumbroso, el doctor había gimoteado estas dos palabras inesperadas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com