La familia Gomar (fragmento)Wenceslao Fernández Flórez

La familia Gomar (fragmento)

"Octavia tuvo un hijo. Yo creo que el amor maternal no endulzó sus amarguras en los primeros años. Ella no vivía más que para odiar. Si el odio se viese y a ella pudieran abrirle el corazón, no se encontraría más que odio, un odio que salía por las arterias a cada pulsación, y volvía por las venas, después de saturarla y regarla a toda ella, manchando todos sus pensamientos; un odio espeso y corrompido como un agua largo tiempo estancada; un odio tan grande contra aquel hombre que la había perdido, que nada que su odio no fuese tenía para ella sentido en el mundo. Y como las pasiones violentas imprimen carácter en el exterior de las gentes, ella dejó de ser la que había sido y se convirtió en otra Octavia distinta. Fue descendiendo rápidamente en su propio cuidado; dejó de acicalarse, abandonó sus refinadas costumbres; a los pocos años vestía como las mujeres de la aldea, y, fuese por ocupar su actividad, fuese porque su situación económica era precaria, intervenía cada vez más frecuentemente en la labor de sus tierras. Encallecieron sus manos; desapareció su belleza. Y su odio crecía cada mes, cada día, cada minuto. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com